Destacados

ver más
Charla de Orientación VocacionalPOR Colegio Adventista de Antofagasta
005/06/2018

Alumnos de Primero Medio, participan de Charla de Orientación Vocacional.

Nadadora dicta charla motivacionalPOR Colegio Adventista de Antofagasta
COADAN Impacta Con EsperanzaPOR Colegio Adventista de Antofagasta
Charla de Orientación VocacionalPOR Colegio Adventista de Antofagasta
Semana de la Educación ArtísticaPOR Colegio Adventista de Antofagasta
Día de la Convivencia EscolarPOR Colegio Adventista de Antofagasta

Banners

Lectura Bíblica: 1 Corintios 15

Síntesis del evangelio

1 Además os recuerdo, hermanos, el evangelio que os prediqué, que también recibisteis y en el cual perseveráis firmes. 2 Por este evangelio sois salvos, si retenéis firmes la palabra que os he predicado. Si no, creísteis en vano. (Gál. 3:4) 3 Porque primero os trasmití lo que yo mismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras; 4 que fue sepultado y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 que apareció a Cefas y después a los doce. (Luc. 24:36) 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales la mayoría vive aún, y otros duermen. 7 Después apareció a Santiago, y más tarde a todos los apóstoles. 8 Y al último de todos, como a uno nacido a destiempo, me apareció a mí. 9 Porque yo soy el menor de los apóstoles, indigno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. 10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no ha sido en vano conmigo. Antes trabajé más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. 11 Porque, sea yo o sean ellos, así predicamos y así habéis creído.

La certeza de la resurrección

12 Siendo que se predica que Cristo resucitó, ¿cómo algunos de vosotros dicen que no hay resurrección de los muertos? 13 Porque si no hubiera resurrección de los muertos, entonces tampoco Cristo resucitó. 14 Y si Cristo no resucitó, nuestra predicación es vana y vuestra fe también es vana. 15 Y aun nosotros seríamos falsos testigos de Dios, ya que afirmamos que él resucitó a Cristo; o a quien no resucitó, si fuera verdad que los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. 17 Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana y aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo estarían perdidos. 19 Si solo para esta vida esperamos en Cristo, seríamos los más desdichados de todos los hombres.

Quiénes serán resucitados

20 Pero lo cierto es que Cristo resucitó de los muertos, y fue hecho primicia de los que durmieron. 21 Porque así como la muerte vino por un hombre, también por un Hombre vino la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, así en Cristo todos serán vueltos a la vida. 23 Pero cada uno en su orden: Cristo la primicia; después los que son de Cristo, cuando él venga. 24 Entonces vendrá el fin, y Cristo entregará el reino a Dios y Padre, cuando haya quitado todo dominio, toda autoridad y potencia. 25 Porque él debe reinar hasta poner a todos sus enemigos bajo sus pies. 26 Y el último enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque Dios “sometió todo a su dominio”. Al decir que “todo” ha quedado sometido a su dominio es claro que no se incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo. 28 Cuando todas las cosas le sean sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos. (Fil. 3:21) 29 Si no hubiera resurrección, ¿por qué algunos se bautizan por causa de los muertos? Si de ninguna manera los muertos han de resucitar, ¿por qué bautizarse por causa de ellos? 30 Y nosotros mismos, ¿por qué nos exponemos al peligro a toda hora? 31 Por el orgullo que siento por vosotros en Cristo Jesús Señor nuestro, cada día me expongo a la muerte. 32 Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿de qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, “comamos y bebamos, que mañana moriremos”. (Isa. 22:13) 33 No erréis, las malas compañías corrompen las buenas costumbres. 34 Despertad como conviene, y dejad de pecar; porque algunos no conocen a Dios. Para vuestra vergüenza lo digo.

Cómo resucitarán

35 Alguno preguntará: “¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo?” 36 ¡Necio! Lo que tú siembras no revive si antes no muere. 37 Y al sembrar no siembras el cuerpo que ha de brotar, sino un simple grano, sea de trigo u otro grano. 38 Pero Dios le da el cuerpo como él quiso, a cada semilla su propio cuerpo. 39 No toda carne es la misma carne. Una carne es la de los hombres, otra la de los animales, otra la de los peces y otra la de las aves. 40 Y hay cuerpos celestiales y cuerpos terrenales. Y uno es el esplendor de los celestiales, y otro el de los terrenales. 41 Uno es el resplandor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas. Y cada estrella difiere de la otra en resplandor. 42 Así es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, se resucita en incorrupción. (Rom. 2:7) 43 Se siembra en deshonra, se resucita en gloria. Se siembra en debilidad, se resucita en poder. (Fil. 3:21) 44 Se siembra un cuerpo animal, resucitará un cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal y cuerpo espiritual. 45 Así está escrito: “El primer Adán fue hecho un ser viviente”. El postrer Adán, un espíritu vivificante. 46 Pero lo espiritual no es primero, sino lo natural; después lo espiritual. 47 El primer hombre es de la tierra, terrenal. El segundo hombre es el Señor, es del cielo. 48 Como el terrenal, así son los terrenales; y como el celestial, así son los celestiales. 49 Y así como hemos llevado la imagen del hombre terreno, llevaremos también la imagen del celestial. (Rom. 8:29)

Nuestra victoria final

50 Sin embargo os digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 Os voy a decir un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados. (Fil. 3:21) 52 En un instante, en un abrir de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad. (1 Tes. 4:16) 54 Y cuando esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra escrita: “Sorbida es la muerte con victoria”. 55 “Muerte, ¿dónde está tu aguijón? Sepulcro, ¿dónde está tu victoria?” 56 Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. 57 Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Así, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Localización

Junio de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Acceso a WebClass

SISTEMA ADMINISTRACIÓN ESCOLAR

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL